Campus Virtual
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Nil Comí diseña la orla de la 8ª promoción del Grado en Diseño

El diseñador reflexiona sobre el impacto de la COVID-19 en la profesión y presenta su nuevo proyecto de señalización

El alumni Nil Comí es el autor de la orla del Grado en Diseño 2016-20 de BAU, con un diseño lleno de guiños (cruces de registro, tiras de control de color y de trama) a la producción de la especialidad en la que se graduó, diseño gráfico.

Pese a ello, su primer trabajo en Playground le llevó a especializarse también en diseño digital, y la irrupción de la COVID-19 le ha llevado a iniciar un nuevo proyecto de señalización especializada. Conversamos con él para saber qué ha sido de su vida desde que se graduó en el curso 2015-16 y sus perspectivas de futuro.

 

 

En tu web te defines como diseñador gráfico y digital con sede en Sitges y explorando tus trabajos hay varios relacionados con la ciudad en la que resides. ¿Qué nos puedes explicar sobre esta estrecha relación entre trabajo y lugar de residencia, en un mundo cada vez más global?

Tras finalizar la carrera, empecé a buscar oportunidades entre los más cercanos; al principio los encargos no caen del cielo, sino que te los tienes que buscar tú mismo. De boca en boca, explicando a qué te dedicas y esperar a que ese email o llamada llegue. Creo que es muy importante una vez te gradúas darte a conocer, empezando por los círculos más próximos; desde familiares, excompañeros de clase de infancia, amigos de amigos, etc. Difícilmente te vendrá una empresa de la nada y te pedirá que les diseñes toda la identidad corporativa.

Durante estos años he realizado algún proyecto en Sitges, tanto para el Ayuntamiento como para alguna empresa privada, y eso es gracias a mover mucho mi portfolio.

 

 

También leemos en tu web que trabajas para el mundo del turismo, uno de los sectores más afectados con la aparición de la COVID-19. ¿Cómo te afectó en tu día a día, tanto a nivel personal como laboral?

Como comentas, actualmente estoy trabajando en un sector muy perjudicado. Un sector que genera muchos ingresos gracias al retargeting. Generamos campañas digitales que son lanzadas a todas esas personas que en algún momento se han interesado por los hoteles o por ciudades en concreto. La marca Barcelona o España han sido de las más perjudicadas y las búsquedas en internet han caído casi al 0. Por lo tanto, a diferencia de otros países donde quizás han podido rascar algo, aquí tenemos una situación límite. No hay previsiones de apertura quizás hasta el próximo verano, siendo muy optimistas.

En mi opinión, creo que los gobiernos deberían invertir ahora más que nunca en campañas internacionales de turismo. Volver a generar notoriedad como marca destino sin dejar de lado las campañas de prevención de la Covid19.

En resumen, muchas empresas como en la que trabajo están paradas, bajo mínimos. En mi caso, todos los hoteles están cerrados. Antes, mi trabajo principal era diseñar las campañas display, que se adaptaban a RRSS y newsletters. Había una inversión muy alta y ahora es 0. Al tener parada esta vía de trabajo, ahora aprovechamos para centrarnos en la mejora de las webs y publicaciones más corporativas para ir informando a los miles de empleados que están en paro de la compañía.

Como cosas positivas, me quedo con el teletrabajo y las oportunidades de centrarnos en proyectos digitales distintos.

 

 

Sabemos que has iniciado un nuevo proyecto Opensafe, explícanos como surgió la idea y en qué consiste. ¿Cómo ves tu futuro y el del diseño gráfico, crees que la pandemia lo ha cambiado para siempre o volveremos a la “vieja normalidad”?

Es difícil responder a esta pregunta, pero tenemos que reconocer que dentro de todo el caos que estamos viviendo, nuestra profesión se ha visto muy beneficiada. No hablo en el caso del diseño aplicado al turismo, sino en los miles de sectores que quizás hasta ahora no invertían en digital y se han visto obligados en empezar con la digitalización durante estos últimos meses.

La labor de un futbolista es jugar en un campo de fútbol, la de un piloto de avión, pilotar un avión, y la de un médico, salvar vidas en un hospital. La de un diseñador es diseñarle la campaña al equipo de fútbol, el logotipo a la compañía aérea y los carteles de COVID-19 al hospital. Con esto lo que quiero decir es que nuestro sector es un sector polifacético que puede dar soporte a todos los otros sectores.

OpenSafe surgió de la crisis. Junto con una excompañera de Playground empezamos este proyecto para dar una solución tangible a la crisis. Me di cuenta de que muchos negocios no tenían una señalización y decidimos dar ese servicio.

Actualmente estamos trabajando para un festival que se celebrará en distintos espacios entre Barcelona y Madrid, entre ellos, el CCCB o la Academia del Cine de Madrid.

Nuestro objetivo es llegar a cubrir grandes eventos o espacios que necesiten un servicio externo que se ocupe de toda la señalética. Volveremos a la normalidad, pero con más libertad a la hora de decidir dónde queremos trabajar, en la oficina o en casa.

 

 

¿Qué consejos les darías a los recién graduados ante su inminente entrada en el mercado laboral?

Por lo que he podido vivir, les diría que tengan una web que sirva como porfolio. Que al inicio añadan proyectos de la universidad (ya que difícilmente van a tener proyectos de clientes reales). Un CV bien trabajado y que entre en plataformas como LinkedIn o Domestica para empezar a tirar CV.

Que se planteen qué vía quieren seguir de cara a poder vivir del diseño.

¿Cómo crearía yo mi Web o porfolio si fuera un recién graduado? Primero pensaría bien qué camino quiero seguir, qué tipo de empresa quiero impactar y luego pensar en el porfolio. Si me interesa entrar en un estudio de diseño o en una agencia de publicidad, por ejemplo, elegiría proyectos más creativos, experimentales y donde se vea una personalidad única.

Si decides optar por enviar el porfolio a empresas que no son de diseño, empresas que necesitan un diseñador, en este caso generaría un porfolio más resolutivo, como por ejemplo, logotipos, proyectos editoriales, etc.

Según mi experiencia, hay distintas vías para ganarse la vida diseñando. Una puede ser la de entrar en ese estudio “TOP” para llevar proyectos más creativos, normalmente enfocados a públicos más jóvenes. Se empieza, en la mayoría de casos, en prácticas, si es tu primer trabajo.

La otra es entrar en empresas que no son de diseño pero que necesitan un diseñador. En estas empresas también se aprende mucho de diseño, ya que suele ser un aprendizaje más autónomo y se suele obtener un sueldo decente si estás empezando. Diría que ésta última es hoy en día una de las mejores opciones debido a la crisis que estamos viviendo.

Si puedes permitirte el lujo de empezar sin cobrar y tu ilusión es entrar en uno de esos estudios reconocidos, la opción A te puede encajar mejor. Si necesitas empezar a cotizar desde el inicio, la segunda opción será más rentable y siempre puedes estar atento a las ofertas de estos estudios para entrar en un futuro con algo más de experiencia previa.

 

Últimas noticias

El Acto de Clausura de Diseño, en la cartelera del Aribau Cinema

hace 4 días

Sesión Informativa Online del Grado Universitario en Bellas Artes

hace 6 días

Las últimas entregas de los estudiantes del Máster Universitario en Design Research

hace 7 días

«Marfantes», el nuevo documental experimental de Anna Moreno

hace 1 semana

Otras entrevistas

Nil Olier, el Alumni que ha creado la orla del curso 2023-2024

El triunfo de PEÜCS, la primera exposición de proyectos de Bellas Artes

Dot Lung, social media strategist y docente: «Es importante que las nuevas generaciones utilicen canales más privados»

Entrevista a Cristina Goberna, coordinadora de la Universidad de Verano

Mónica Rikić, docente en BAU: «Necesitamos dedicarle tiempo a las cosas»

Costanza Baj, Alumni de BAU, revela los secretos detrás del éxito de ‘Beyond The Fringe’